CON TACTO  

somyogayfilosofia@gmail.com Secretaría. Clara Ferrer.- 673 79 44 73

 Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC4ncgZXk5IHYYPEHmyzr_Qg

Facebook: https://www.facebook.com/filosofiayoga

Instagram:    Yogayfilosofia  /   Filosofiamallorca

Compartimos la entrevista que en noviembre 2020 le han hecho a la presidenta de la Asociación, Nale Parada Mas: https://yogaenmallorca.com/2020/11/02/nale-parada-en-yogaenmallorca/?fbclid=IwAR3jF5DAz3gOHpRHj8jbrgHn_L4rDC4gkCZ7TCtNac6yYi2TgIFVGQnHig0 

En la Firma Yoga y Filosofía de la revista digital Yogaenred también podéis encontrar artículos de Nale Parada Mas. Os copartimos el último sobre el Yoga en el mundo on-line, dado que, al final, enlaza a artículos anteriores: https://www.yogaenred.com/2020/05/25/reflexion-en-torno-a-la-ensenanza-online-del-yoga/

 

    

                  

La propuesta es que la inocencia herida no es una debilidad, es una fuerza. La blanca pureza manchada de sangre es vida y consciencia. Es la herida abierta que permite abrir el corazón y dejarse afectar por el mundo para comprenderlo. Tan sólo a través del dolor del mundo podemos amarlo. Si no, tan sólo nos enfadamos con este mundo injusto y con los que lo conforman, incluídos nosotros mismos. Lo negamos, lo rechazamos, lo maldecimos, lo insultamos e  incluso lo seguimos maltratando por estar tan absolutamente herido.

   Hasta que no nos duele el “dolor del mundo”y lo aceptamos, lo amamos, su dolor sólo nos inhibe o nos confronta y nos impide ver la auténtica bondad y belleza.

  Cuando asumimos y aceptamos con amor la herida, podemos comprender este mundo e intentar cuidarlo. La aceptación transformadora es la primera emoción capaz de vivificar los conceptos sapienciales . Sin ella, la reflexión, es un pensar estéril que intenta evitar la compasión a través del juego del autoengaño, para no asumir la responsabilidad de amar activamente.

    Cuando he podido empezar a afrontar y/o aceptar este mundo, sin hundirme en mi dolor y en su dolor, sin confundirme con su injusticia, ha sido al poder comprender que todos albergamos o reprimimos esa inocencia herida por la ignorancia propia-ajena. Sin embargo, no puedo postergar lo más importante de la anterior propuesta, lo prioritario en el proceso consciente de vida-muerte-vida.: si esa criatura inocente herida que todos llevamos dentro sobrevivió, fue porque encontró maravillosos seres humanos que la ayudaron, porque su alma hambrienta supo ver esa belleza, reconociendo un gramo de amor desinteresado allí dónde lo hubiera, viendo la flor en el desierto, teniendo un radar para la belleza interna que la sostenía con vida. Es decir, lo radical de su circunstancia, de las posibilidades de su muerte por inanición-los bebes humanos mueren sin afecto-, era su hambre, y gracias a ella, allí dónde encontró el holocausto encontró el amor humano espiritual, la bondad fundamental. Y entendió que esta era la balanza que sostiene el desequilibrado equilibrio de este extraño mundo. 


Nale Parada Mas

 

 



 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




El mundo no habla. Sólo nosotros lo hacemos. El mundo una vez que nos hemos ajustado al programa de un lenguaje, puede hacer que sostengamos determinadas creencias.                                R. Rorty.




Nadie por ser joven vacile en filosofar, ni por hallarse viejo se fatigue de filosofar. Pues nadie está demasiado adelantado ni retardado para lo que concierne a la salud de su alma.

Epicuro


¿Un mal vecino? Para sí mismo, pero para mi bueno. Entrena mis buenos sentimientos, mi ecuanimidad. ¿Un mal padre? Para sí, pero para mi bueno. Esto es la varita de Hermes. Toca lo que quieres-dice-y se convertirá en oro". No, sino: "Venga lo que quieras y yo lo convertiré en un bien".

          Epicteto.




Una filosofía que no tenga un potencial transformador y liberador no es una buena filosofía.

Es sólo apariencia de conocimiento, pero no es conocimiento real.

Una filosofía que sea una fábrica de mediocres ilustrados, y no de mejores seres humanos;

de pedantes, y no de personas veraces;

de intelectuales, y no de sabios;

de malabaristas de las palabras y las ideas, pero no de personas capacitadas para el silencio interior

y para la visión que solo este proporciona, no es filosofía esencial.

                                                                                       Mónica Cavallé, La sabiduría recobrada.

                                                                                       http://www.monicacavalle.com/